adopt your own virtual pet!
All About EVE: Carta de un lector español a propósito de "Cenotafio de Beatriz"

All About EVE

lunes, julio 25, 2005

Carta de un lector español a propósito de "Cenotafio de Beatriz"


Y ahora tu novela, sorprendente en tantas cosas. En mi opinión, tan modesta como arbitraria, con los mimbres literarios de la posmedernidad has recreado un mundo de inseguridades, un mundo cojo como Beatriz, donde no tiene cabida el idealismo renacentista; todo el discurso amoroso de Dante está urdido de deseos, deseo por el cuerpo amado, deseo de someter el objeto de su amor y sobre todo deseo de ser el seductor, intercambiar los papeles. Seducir es secuestrar, embargar la voluntad ajena, al fin de cuentas entre seductor y seducido se crea una dependencia que no es natural, el que ama sufre, el que ama el sufrimiento está a un paso de la santidad en esa concepción de la mística por la cual el hombre se eleva sobre las limitaciones de su naturaleza y alcanza un mundo superior. La palabra mística tiene la misma raíz griega que miopía. Miopes en su amor Dante y Beatriz son dos místicos dislocados, perdidos en un tiempo donde su actitud ante el amor es inaceptable. Una pareja que incapaz de abolir la exigencia de la seducción está obligada a redimir su cuerpo en los placeres del sexo. Tu Dante, seducido por una Beatriz imperfecta, (y que genial creación esta mujer imperfecta para el mundo pero perfecta para aquel que la ama) ignora que el crimen de la seducción se resuelve con la locura o la muerte. Sometidos uno alotro, —libido dominandi—, no habitando otro espacio que el cuerpo del amado, ignorando ese espacio urbano que has sabido construir como un infierno, las circunstancias imponen su voluntad de poder.
Tu amor, fatiga del amor, el amor es la única pasión que no cansa y así ambos personajes se entregan a ese juego de satisfacciones e insatisfacciones que es el erotismo. «El erotismo es cruel», decía Bataille, la experiencia más próxima al misticismo, Dante yBeatriz, entregados al desenfreno de sí mismos, de sus cuerpos, encerrados al abrigo de toda salvación, se gozan al tiempo que se destruyen. En «Cenotafio deBeatriz» no existe el cielo. ¿Acaso podría ser celestial la pasión de los celos? En los celos permanece vivo el otro. No sé qué es más apropiado decir, que tu Dante encuentra a su Beatriz en el infierno o que tu Beatriz es el infierno de Dante. Asco, amor, viaje a un mundo subterráneo, coordenadas de una novela construida con sabiduría en la que seremozan y recuperan técnicas tan usadas en la novela amorosa del pasado como son el diario íntimo o la epístola. Novela salpicada de cultura, citas dehipertextualidad con la figura de Dante en la literatura y el arte. En definitiva, Eve, una buena novela. Gracias por tu arte.
Un beso
Eduardo de Benito


 

Estadisticas de visitas