adopt your own virtual pet!
All About EVE: Literatura y fútbol: Rafael Pérez Gay

All About EVE

miércoles, junio 21, 2006

Literatura y fútbol: Rafael Pérez Gay

“El primer error, señala el escritor Rafael Pérez Gay, sería pensar que México va a pasar la primera ronda con gran tranquilidad, aunque los medios de comunicación así lo empiezan a decir. Uno de los equipos de su grupo, Angola, eliminó a Nigeria, a Camerún y a Senegal. Algo debe de tener. No creo que sea fácil. El equipo más flojo de ese grupo, que es Irán, puedo asegurarte que van a salir a dejar el corazón en la cancha casi por razones religiosas, y qué decir de Portugal, una de las selecciones europeas más consistentes y con un fútbol tan competitivo o quizá más que el nuestro. Si México pasa esa primera ronda, podría enfrentarse contra Alemania u Holanda; contra Serbia Montenegro o Costa de Marfil. Costa de Marfil llega al mundial con el aura de una selección que puede ser muy sorpresiva.”
El también columnista de El Universal, nos recuerda que, sin embargo, México ha sido capaz de empatar con Holanda y de casi ganarle a Alemania, “entonces no hay ninguna razón para no pensar que si el equipo está bien, incluso pudiera pasar de la segunda ronda. Creo que el grupo que ha compactado Lavolpe es bueno. La parte baja la tenemos resuelta, Osvaldo Sánchez es muy buen portero; Salcido, Osorio son magníficos defensas, y qué decir de Rafa Márquez, uno de los mejores defensas centrales del mundo. La parte media creo que también estaría resuelta. Quizá tendría alguna duda en la parte alta, en la delantera. Desde luego creo que va a alinear Borghetti y no sé si va a poner al Kikín Fonseca, más bien creo va a hacer jugar a Guille Franco y ahí es donde tengo mis dudas porque Borghetti es un gran rematador, pero necesita pases para rematar.”
Con tal erudición futbolística se expresa uno de nuestros más prestigiados narradores, nacido en la ciudad de México en 1958 y autor de una consistente obra narrativa, publicada casi toda bajo el sello Cal y Arena, mismo que ahora lanza Sonido local (2006), libro que recopila sus mejores crónicas futbolísticas publicadas en el periódico Crónica y en La afición, suplemento deportivo de Milenio, y las cuales, he de decirlo, emocionan hasta a esos que, como esta servidora, detestamos el llamado “juego del hombre”. Pérez Gay atribuye lo suyo a una “deformación profesional”, sin embargo ha sabido entrecruzar admirablemente dos pasiones originadas en campos que pudieran considerarse casi antagónicos: el fútbol y la literatura. Particularmente el equipo francés le despierta hermosas evocaciones literarias. No es para menos: el mundo entero vio al director técnico de esa selección, Aimé Jacquet, leyendo a Baudelaire en la banca durante un enfrentamiento entre su selección y la croata en una semifinal de la Copa del Mundo: “Yo estudié letras francesas, y a modo de guiño con el lector voy haciendo unos comentarios sobre la novela realista de Balzac contra el romanticismo de Víctor Hugo; la poesía simbolista de Verlaine contra algún poeta más etéreo y moderno.” Sin embargo, hay que aclarar, el caso del profesor Jacquet es excepcional, según nos lo hace ver el propio Pérez Gay:
“En general los jugadores de fútbol no son cultos. Sus dones les han sido otorgados especialmente para el campo de juego y no para destacar como pensadores. Creo también que hay excepciones. En México hay por lo menos dos muy notables: Javier Aguirre, que fue entrenador del Pachuca. Hombre articulado, informado, incluso escribe con fluidez. El otro es Félix Fernández, uno de nuestros mejores porteros, capaz también de escribir y de resolver problemas y hacerlos más complejos. Recuerdo que Hermosillo se expresaba con mucha corrección... también Luis García... por supuesto Hugo Sánchez, sin duda el mejor jugador que ha tenido México y a quien la experiencia le ha dado la capacidad de abordar problemas complejos y darle respuesta a cada uno de ellos.”
“Las sociedades necesitan siempre ilusiones colectivas”, responde cuando le pregunto por qué entre más fracasos acumula nuestra selección, más crece la afición. “Las ilusiones colectivas las hay en política, en el imaginario popular... en parte por eso la devoción por Pedro Infante o por actores, por personajes que concentran por alguna razón la posibilidad de que franjas amplias de la sociedad concentren los sueños sin los cuales la sociedad podría no querer vivir, y el fútbol es uno de esos casos.”
“No estoy de acuerdo en que se deposite la identidad nacional, el orgullo nacional, o parte de nuestro corazón en una pelota de fútbol. Es un juego que concentra, como he dicho, ilusiones y sueños colectivos, pero es simplemente eso, un juego apasionante, en el que en algún momento se enciende nuestro nacionalismo, aunque hay que cuidar de que no se convierta en un ejercicio radical de nacionalismo. Los nacionalismos exacerbados solo producen radicalismos políticos, dictaduras y muy mala literatura. En el mundial de 1978 se coronó Argentina en una final ruda y difícil en contra de Holanda, y en el estadio estaba un asesino y un dictador que era Rafael Videla.”
Sonido local demuestra, entre otras cosas, que el fútbol es un arte dramático. ¿Quién se llevaría el Oscar por su Hamlet que usa el balón para caracterizar al buen Yórik? Como el propio autor señala en la página 69, refiriéndose a esos que se revuelcan entre espumarajos de dolor sobre el césped cuando apenas han sido rozados por el contrincante: “No me extrañaría que algún día, en el futuro, un director técnico llamara a su número diez y en lugar de darle instrucciones sobre su ubicación en el campo de juego, le dijera intempestivamente: Ve y actúa un gran Hamlet.”
“En especial los argentinos se caracterizan por actuar en la cancha. Los brasileños actúan con gran naturalidad los guiones que les han sido puestos en las manos; actuaciones frías aunque muy eficientes, las de los alemanes. El mexicano actúa pero a veces no sabe que actúa. El jugador mexicano reclama mucho las decisiones de los árbitros y esa es una forma ignorada de la actuación.”
Imposible no abordar el tema del momento: “Creo que Cuauhtémoc Blanco y Lavolpe simplemente no se llevan bien. Eso al final ocasionó, creo yo, que Blanco no fuera llamado a la selección nacional para el mundial de Alemania 2006, lo cual considero un error puesto que Blanco está hoy en día entre los cuatro o cinco mejores jugadores del mundo. El razonamiento es: si la selección debe tener a los mejores jugadores, ¿por qué no va a estar Cuauhtémoc Blanco? Espero que el resultado no sea malo, yo le deseo que le vaya muy bien a la selección, pero Blanco debería estar en ese grupo.”
Pérez Gay concluye diciendo que se encuentra tratando de avanzar en algunos textos no incluidos en Paraísos duros de roer, excelente libro de relatos publicado casi simultáneamente con el que nos ocupa, en la misma casa editorial.

2 Comments:

  • Con todo respeto, Pérez Gay (Rafél) es un tipo aburridísimo que no pasa de repetir lugares comunes con algunos giros de tintes intelectuales. Su sapiencia no rebasa los límites de los comentaristas de Televisa o TV Azteca (donde ya ha encontrado empleo Villoro).
    Una (h)ojeada a los nuevos valores de la crónica futbolística del siglo XXI comenzaría con Mr Phuy:

    mr_phuy.blogspot.com

    por cierto, el corrector de estilo de mi camarada Rafa Saavedra.

    Un beso, nacho mondaca

    By Blogger nacho, at 12:07 a. m.  

  • Pues... muy bien, pero que bueno que ya se acabó el fut y sus narradores

    By Blogger manuel, at 4:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


 

Estadisticas de visitas