adopt your own virtual pet!
All About EVE: La censura como límite de la comprensión política

All About EVE

miércoles, agosto 09, 2006

La censura como límite de la comprensión política

Por Vianett Medina
La salida del aire del programa "Palabra de Mujer", transmitido en Estéreo Frontera hasta el pasado 13 de julio, ha puesto a discusión el deber social de la radio del Estado (en este caso, el Instituto Mexicano de la Radio, IMER). La cuestión se agrava a causa del detonante de la proscripción: una Mesa de análisis político sobre el proceso electoral, después de que el imaginario político y el voto ciudadano se vieron notoriamente conducidos por los medios masivos de información.
Los tiempos democráticos exigirían que la radio pública favoreciera el flujo de pronunciamientos civiles y que los medios del Estado se instrumentaran como emisores de la verdad, para no ser sólo ecos de las voces empresariales que patrocinan y gobiernan los Medios comerciales. Al fondo de este acto de censura se transparentan motivos políticos (la sistemática postura antipanista y antipriísta de la conductora) e ideológicos (el posfeminismo de las instituciones del Estado) que pudieron ejercer presión sobre los directivos de este medio público. La crítica de género (relativa a las asignaciones culturales de lo femenino y masculino) pudo ser el antecedente (y el prejuicio) que encontró el justo pretexto en el escenario de la lucha por el poder en el actual escenario nacional.
Génesis del conflicto: la política y el género
Gracias al espacio radiofónico que ganó sin sueldo alguno y con un tiempo de dos horas semanales, Sonia Flores logró sostener en el aire durante casi cuarenta y tres meses una serie de debates sobre temas de interés genuinamente social y ocasionalmente molestos (salud pública, psicoterapia, violencia doméstica, crimen y política, derechos humanos: laborales, sexuales y reproductivos, entre otros) desde una franca postura de género, esto es, con la conciencia de que cualquier asunto de la vida cotidiana está atravesado por las disputas del poder y sus asignaciones culturales que refuerzan la desigualdad entre hombres y mujeres.
Incursionar en el análisis de género suponía atender los sucesos cotidianos, por lo que la agenda de "Palabra de Mujer" cada jueves incluyó hechos de interés sociopolítico, efemérides y noticias. Y es que el enfoque de género, como corte transversal de la cultura, no elude campo alguno de la vida social, que se fundamenta, públicamente, en la estructura política.
La desobediencia como derecho a desaparecer
El IMER, distinguido por su periodismo crítico y su atención a los temas de cultura, esta vez opuso la discreción política al deber de contribuir a la formación de la opinión pública en torno a los sucesos recientes: después de las Elecciones, en la cabina de Estéreo Frontera se había colgado una petición dirigida a los locutores que constreñía sus menciones políticas a los "comentarios autorizados con respecto al impasse de resultados electorales", al agradecimiento del voto ciudadano, a la proclama de que "la opinión oficial es la del IFE" y a la felicitación al IFE por el exitoso proceso electoral. El 6 de julio Sonia Flores había seleccionado material escrito en torno a los conflictos poselectorales que empezaba a abordar cuando se le urgió a suspender la exposición del tema. Ella, en contestación, se dedicó a discurrir (al aire) sobre la censura.
En torno a "Las Elecciones más reñidas en la reciente historia de México" o "Las Primeras Elecciones a la americana" (donde la imagen del candidato oficial había sido vendida mediante una estrategia mayormente publicitaria: Montero, 2006), suscitar el diálogo político en la ciudadanía acaso debía ser el imperativo de la radio alternativa, no monopólica ni en servicio de poderes ajenos a la ciudadanía. Por eso, en el veto a este atípico programa -tanto por su radical propuesta respecto a otros programas "de mujeres" como por su libre expresión política- se ve traicionada la vocación alternativa de la radio pública, cuando la radio comercial (impunemente) se especializa en fomentar la polarización política como estrategia de acrecentar la confusión y la homogenización de las masas con fines meramente económicos. La censura a la propuesta de Sonia Flores se presenta como clímax de una puntillosa vigilancia que antes ya había advertido y ahora denuncia públicamente a raíz de la cancelación de su proyecto.
Las voces de una audiencia
Para la audiencia local, aparentemente ajena a la aguda discusión pública de la política y de las cuestiones de género, posiblemente el programa de Sonia pudo ser bastante incómodo. Sin embargo, en la mesa de análisis de las elecciones del 13 de julio pasado, las frecuentes llamadas telefónicas durante el último programa expresaron un creciente interés y una necesidad, cada vez más consciente en la ciudadanía, de debatir y evaluar, en medios públicos, los acontecimientos nacionales.
No obstante la aceptación del programa de Sonia Flores, el diálogo político en los medios públicos continúa siendo insuficiente y su discurso suficientemente inconsistente y mecánico para despertar la participación efectiva de un sector de la ciudadanía aún pasivo en lo tocante a las tareas de la democracia, que rebasan la participación puntual en unas elecciones. En ese sentido, "Palabra de Mujer" desaparece (¿temporalmente?) de la radio pública y del escenario en que se construye la opinión pública, todavía sometida a un pensamiento único, acrítico y obediente a la hegemonía de las fuerzas económicas, tan interesadas en oscurecer la comprensión de la realidad política.
Bibliografía citada: Montero, F. X., Los mercenarios de la imagen. Mercadotecnia política contra democracia, Siglo XXI, México 2006


 

Estadisticas de visitas